Toyota 86, un deportivo con precio atrayente

0
618

Algunos estudios afirman que 8 de cada 10 hombres sufren de andropausia, la versión masculina de la menopausia. La andropausia, también conocida como la crisis de la mediana edad, provoca numerosos cambios en el organismo del individuo. Además de los consabidos, inherentes a la función sexual, también afectan al plano anímico y emocional. Es ese el momento ideal para comprar un auto deportivo.

Toyota trae alivio “andropáusico” en su alineación 2017, con el 86, un auto que reencarna en el  cuerpo del desaparecido Scion. Scion como ya sabemos, fue una marca de autos desarrollada por Toyota con la idea de atraer a sectores más jóvenes de comparadores, y, que puede ser más atractivo para un “cincuentón” que quererse parecer a lo que fue, 25 años atrás.

El Toyota 86 no solo deriva del Scion, sino que también tiene un hermano gemelo en el Subaru BRZ, con quien cómprate su estructura y mecánica. Ambos autos son producto de la colaboración de estos fabricantes, aunque en algunos aspectos, como el tramado de la suspensión, Toyota asevera hacerlo de forma independiente a Subaru. No es que Toyota y Subaru sean buenos vecinos que muestran su hermandad compartiendo modelos, lo cierto es que el primero, saca partido del 16.5 por ciento del que es dueño en Fuji Heavy Industries, la compañía matriz de Subaru.

El motor del 86 es producido por Subaru, que no solo es famoso por ser uno de solo dos fabricantes que usan motores horizontales (Porsche es el otro) sino que ha estampado al paso de los anos, una sólida reputación de durabilidad y buen desempaño. Con 2.0 litros y 4 cilindros, el motor produce unos 205 caballos, nada como para espantar, pero si suficientes como para tener una agradable experiencia de manejo, sobre todo cuando rozamos las 7 MIL revoluciones por minuto, momento en el que el 86 reproduce la mejor de sus bandas sonoras. La versión con transmisión automática es rápida, y adiciona $720 dólares al costo, pero el mejor rendimiento y agilidad se logran por supuesto, con la caja de cambios manual.

El 86 es ágil y divertido de conducir, con sólo las suficientes comodidades modernas, tecnología y el equipo de seguridad como para mantener al posible comprador contento en cuanto a prestaciones y daño a su bolsillo. Es un coche deportivo en su esencia, y por suerte, uno de los más económicos en el mercado, algo que nuestro amigo “andropausico” va a apreciar, saliendo casi seguro, de un costoso divorcio. En la ciudad consume 1 galón por cada 21 millas recorridas, subiendo a 28 en la autopista. Para obtener el mejor rendimiento de su motor, alimentarlo con gasolina “Premium” o especial sería necesario.

Algo que no requerirá nuestro comprador imaginario es espacio en el asiento trasero. Con los hijos ya fuera de casa y sin esposa; ¿quién se preocuparía por llevar a alguien en ese asiento?…y de ser necesario, pues que esté listo el pasajero para una segura tortura. Como todo auto deportivo, el acceso es algo estrecho, notándose más la dificultad al momento de salir de él. Si lo miramos por el lado positivo, ahora que al nuevo año comienza, quizás una suscripción al gimnasio no le vendría mal al nuevo dueño, para rebajar todas esas libras de más acumuladas, que ahora poco ayudan para entrar y salir de este auto ágilmente.

Toyota ha mantenido a “dieta” al 86 para lograr un precio de entrada bajo. Hay esencialmente dos modelos disponibles, el Base Manual con precio de $26, 255 y el Base Automático, que comienza en los $26,975. Aunque hemos “dibujado” a un comprador maduro pasando por la típica crisis de los cincuentas, este auto por supuesto, también conecta con gente joven.

Sin importar edades, hay algo que sería importante recordar. En Estados Unidos los que sabemos conducir autos con transmisión manual somos minoría. Si aún no ha aprendido a hacerlo, comenzar con un Toyota 86 no sería una buena idea. Ciertamente sería el mejor estilo para disfrutar el auto, pero le recomiendo rentar por unos días un Ford Focus manual para el entrenamiento, con una de las transmisiones más nobles que hemos probado.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes, como préstamo por una semana, para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

DEJE SU RESPUESTA

Favor dejar su comentario
Favor indicar su nombre aqui

*