Sigo caminando en este caos y crisis…. Oyendo y viendo

0
1216

Si, sigo caminando, es un ejercicio para la oxigenación cerebral, prevención de osteoporosis, bajar de peso y grasa abdominal, evitar en algo el síndrome metabólico; el caminar mejora la circulación de muchos otros tejidos del cuerpo humano, además la limitación de medio de transporte por robo de batería, escasez de cauchos y costo de otros repuestos para mi vehiculo particular hacen que siga caminando y creo el de muchas personas con los mismos problemas.

El tanto deambular y el no comer adecuadamente como antes disminuye mi peso y aspecto físico, por eso mi madre me dijo: te estas pareciendo a Gandhi. No me lo dijo por el espíritu y actitud pacifista de Gandhi, que lo llevo a ser un gran ser humano, aún siendo pequeño y delgado.

Lo malo es que he visto varios Gandhi en mi caminar del día a día, así como gente comiendo desperdicios de comida, niños bañándose en agua sucia el plazas públicas y pidiendo en la esquinas madres e hijos juntos, he visto y oído cobro en dinero para encender un cigarrillo, bachaqueros instalados en esquinas, aceras, locales propios o alquilados y a la vista gorda de autoridades.

Pronto el robo será lícito en Venezuela, como un día lo dijo un difunto presidente, que justificó el robo de comida si hay hambre en el pueblo; espero que el matar por hambre no lo justifique el Tribunal Supremo de Justicia o el sucesor, pues se acercan los jinetes de la Apocalipsis en la crisis actual de Venezuela y los Clap no van a poder evitar el desastre del hambre y sus consecuencias el las mujeres embarazadas y en el desarrollo físico e intelectual del niño en crecimiento.

Por cierto en ese caminar sigo viendo aumento de gente en las colas para conseguir comida y las bolsas que veo ahora tienen pocos productos a la vista. No veo alegría en la cara de la muchedumbre, hay seriedad y mal humor en mucha gente incluso en los madurista y chavista; no me lo contaron lo vi y lo vivo diariamente en colas de 6 a 8 horas., véanme y créanme algún Viernes que toca mi número de cédula.

La última vez solo compré 2 productos y un kilo de cada uno. Esta es la mejor forma de callar a lo incrédulos o a los fanáticos gobierneros. Por ciertos en mi sector los CLAP “hasta ahora y por ahora” pura bulla y engaño de más de mes y medio sin llegar nada. No es fácil creer en esto y sobre todo que se mantenga en un tiempo de crisis y escasez. Pero este pueblo sigue siendo muy noble y paciente, todo tiene un fin y un principio, anótelo.

El sueldo insuficiente como empleado público, la pensión y otras entradas “honradas” no me dan para los gastos cotidianos de la vida diaria de todo ciudadano como el pago de colegio o universidad de los hijos, comida escasa y costosa, agua, luz, teléfono u incluso el transporte diario particular, sin anotar el alquiler de vivienda que tienen que pagar muchos otros ciudadanos o la hipoteca de una casa, cuota de automóviles o seguros de cualquier tipo. Esto hace que muchas familias estén pasando situaciones incómodas y dolorosas, como poder conseguir y comprar medicinas o alimentos básicos del día a día.

Cada persona o familia tiene unas entradas y salidas de sus finanzas casi fija, pero se le descuadran cuando aparecen imprevistos y más aún si cada semana cambia el precio de las cosas en este país sin control y anarquía de algunos comerciantes, profesionales, plomeros, electricistas, mecánicos, etc., y todo lo que se imagine el lector de este escrito. Me imagino que tantos buhoneros, bachaqueros, mendigos, indígenas que veo en la calle van en aumentado por esta crisis y están buscando su sustento; los bachaqueros pobres robando a los pobres.

Por todo lo expuesto y muchos otros detalles de la vida cotidiana la gente sigue quejándose, aguantando, enfermándose o con la esperanza de cambio; algunos pensando en cambio de rumbo a otros horizontes y los otros se resignan con desesperanza o esperar el famoso cambio, unos pocos quieren que esta calamidad siga porque creen lo que dijo el difunto que “ser rico es malo”, lo que no quieren aceptar que ser pobre es peor que generalmente son los enchufados o los fanáticos del gobierno.

No todo es malo cuando camino y veo el transporte público mejorado con la incorporación de los autobuses “Yucon”, hacen falta muchos más y rutas nuevas, las tabletas o minilaptos de los estudiantes universitarios, la vivienda para muchos, “algunas misiones”, o tarjetas bancarias que aunque son pañitos calientes y acciones demagógicas, ayudan a algunos necesitados de todo. Por ejemplo en Cabudare y Barquisimeto los alcaldes han hecho por mejorar el urbanismo en algunos sitios y sitios de recreación.

¡Señores del gobierno! no dejen dominarse de sus malos diputados, de sus colectivos violentos, de lo insultantes, resentidos, malandros, bandoleros, boli burgueses, chulos, matraqueros, ladrones y verán que pueden lograr algo en las próximas elecciones. El miedo a perder el poder los pone ciegos, y “en el país de los ciegos, el tuerto es Rey”.

Falta mucho por ver, oír y escribir; así como que los gobernantes y directivos de instituciones públicas ordenen reparar aceras, huecos, botes d agua, alcantarillas rotas, recolecten adecuadamente la basura y den unos ambientes favorables a la imagen de su ciudad. Quiero seguir caminando con seguridad en la calzada y en las aceras, aunque el peligro del malandro siempre estará al acecho en esta Venezuela.

“Se hace camino al andar” y la calle puede ser el camino del cambio democrático para el principio del fin. En esta frase final, si se comprende está una posible solución a este caos.

Nos están haciendo caminar a todos para el cambio terminal.

_______
Rubén Lopera
Neurocirujano. Mgs .Educación Superior
Su atento servidor

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*