Pondera califica artística de Fefita la Grande

0
660

Santiago, R.D.- Manuela Josefa Cabrera es una de las mujeres más sublime de la provincia Santiago Rodríguez,  por ende, de la República Dominicana y del mundo, ha establecido el sabanetero Sandino Bisono.

Ha nacido el 18 de septiembre de 1944 en la comunidad San José, al Norte de la Provincia Santiago Rodríguez en la Región Noroeste.

Hija de Don Eliseo Cabrera (Seíto) y Doña María Anna Taveras- Marina.

Bisono sostiene que Cabrera es una acordeonista dominicana y la más reconocida intérprete femenina del merengue típico.

Siempre y de acuerdo a su opinión, establece que Fefita la Grande desde muy joven se inclinó por el género musical “típica” de la República Dominicana junto a artistas de la estirpe de Tatico Henríquez, Pedro Reynoso, El Ciego de Nagua, Rafaelito Román, Francisco Ulloa, entre otros.

Recuerda que su versión del tema “La chiflera” se ha convertido en un emblema de la música típica.

El 31 de mayo de 2016 fue distinguida con el Gran Soberano premio que otorga la Cervecería Nacional Dominicana previa recomendación de la Asociación de Cronistas de Arte-ACROARTE-.

Como acordeonista se ha convertido en un “ícono” dominicana.

Es un símbolo de identidad dominicana con sju estilo peculiar.

Sobresalió con su música en medio de grandes obstáculos, situaciones difíciles y hostiles para una mujer en su época, porque antes se decían que eso eran trabajos para hombres.

No les importó y con el apoyo de su padre Don Seito trabajo para ser hoy día la mayor expresión del merengue típico en la República Dominicana.

Hija de la provincia General Santiago Rodríguez donde hombres de mucha valía ofrendaron sus vidas en la Restauración de la República del 1863.

Ella, en su condición de mujer inquieta imprimió al merengue un acordeón el sabor caliente y agreste como es la Región Noroeste en donde las mujeres son “amorosas y los hombres bravos” e hijos de la Patria de Juan Pablo Duarte.

Fefita es un ejemplo viviente, mujer luchadora que descolló, triunfó y se quedó.

Bisono dice sentirse orgullo de esa mujer dominicana que surgió de la humildad de su “campito bautizado como “Las Ánimas” paraje “La Breña” en San José, una comunidad agrícola, ganadera, de hombres y mujeres visionarios.

Dice que la merenguera ha llevado al mundo su arte, voz y peculiar estilo, poniendo de relieve su calidad y en alto en escenarios extranjero el nombre de la República Dominicana.

La define un ser humano extraordinario, fajadora, honesta, responsable y entregada al oficio del que ha vivido y aprendido.

Exhorta a que se les dé un aplauso que retumbe hasta el último rincón del mundo y resuene e n todos los hogares donde haya un dominicano y un ser humano.

Fefita la Grande sintió pasión por la música desde muy temprana edad comenzó a tocar el acordeón dentro del taller de su padre.

Fue motivada a tocar el acordeón tras escuchar las canciones de Guandulito uno de los pioneros del merengue típico.

A los 7 años de edad ya era conocida en su comunidad por su talento como acordeonista y a los 9 ya amenizaba fiestas con acordeón, güira y tambora.

A mediados de la década de 1950, debido a su talento y carisma, fue abordada por José “Petán” Arismendy hermano del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina quien la escucharla tocar sacó de su bolsillo una papeleta de 100 pesos y se los regaló a Fefita que contaba con apenas 12 años de edad.

Viajó en ocasiones al exterior acompañando al maestro Rafael Solano en una de sus giras por la Isla de Puerto Rico y más tarde hacia otros países.

Se convirtió en la primera artista en llevar el merengue típico por Europa.

En esa misma época inicio su carrera discográfica con su primee LP titulado “Si Quiere Venir que Venga”, aunque ya para ese entonces Fefita tenía un amplio repertorio musical y gozaba de una gran aceptación en el público.

Ha interpretado merengues de muchos autores, entre ellos su padre don Seito, quien, además era quien hacia las composiciones cuya melodía y letra son de su propia autoría.

Es considerada una de las grandes de la música típica dominicana más versátil por haber grabado desde merengues rápidos hasta reggaeton, tanto así que en el escenario le dicen “La Mujer de Fuego” porque “enciende” los lugares donde toca.

Toda su vida ha mantenido un estilo único al tocar el acordeón, sus merengues son parecidos a los de Tatico Henríquez, El Trío Reynoso, que mantienen la esencia del merengue típico original y la música de enramada.

Ha criticado en entrevistas a los merengueros contemporáneos que según ella han deformado el merengue “acelerándolo y matándolo al tocarlo de una forma extraña”.

Tiene un estilo único para tocar el merengue típico, una forma que sólo ella es capaz de producir.

Junto con los primeros exponentes del “nuevo” merengue típico, como Tatico Henríquez, Samuelito Almonte y El Ciego de Nagua, añadió congas, saxofones, y bajo eléctrico al conjunto típico, que era compuesto inicialmente por tres músicos,  un acordeonista, un tocador de tambora y el que toca la güira.

Fue la primera en llevar el merengue típico al público europeo, ha trabajado con varios de los exponentes más grandes del género que se encuentran activo, como es el caso de Rafaelito Román con quien realizó varias producciones.

Por favor , déjenos su comentario...