Piden al Director de la Policía y al Presidente Danilo Medina revisar caso de suboficial

0
312

Gaspar Hernández, provincia Ulises Francisco Espaillat, R.D.-Residentes de diferentes estratos sociales imploraron al Presidente Danilo Medina y al Director Nacional de la Policía, Mayor General, Nelson Peguero Paredes investigar el atropellado del que ha sido víctima el Primer Teniente, Iván Flores, separado de la institución por un superior porque, no se alineó con los delincuentes aquí y permitir el vandalismo.

Básicamente lo que produjo el abuso contra Iván Flores habría estado basado en que un alegado delincuente, cuyo nombre no se menciona fue detenido con un revólver robado.

Después de investigado, el joven fue liberado y el arma retenida habría sido vendida desde la misma comandancia policial a un tercero y Flores reportó el caso a la jefatura de la Policía en Santo Domingo y su jefe inmediato dispuso su retiro de manera medalaganaria hace 8 meses sin disfrute de sueldo presentándosele una situación de estrechez económica difícil.

Amas  casa, comerciantes, estudiantes, obreros, dirigentes comunitarios, sociales, deportivos, culturales defienden la tranquilidad y seguridad que predominaba en Gaspar Hernández cuando Flores estaba de patrulla en las calles cuidando los bienes y servicios del pueblo.

Flores es definido como un hombre de principios, solvencia moral intachable y cuando una persona honesta es humillada siente vergüenza y en vez de cometer acciones indecorosas decidió ocupar el local de la Iglesia Católica aquí con sus cuatro hijos, tres hembras y un varón, todos menores de edad, a fin de llamar la atención del Director de la Policía; del Presidente Danilo Medina; del Ministerio de Interior, Carlos Amarante Baret y de la sociedad por el abuso, que en su contra se ha cometido y exigir que su caso sea revisado.

Los gasparenses exhortan a las autoridades competentes profundizar los motivos que llevaron al superior inmediato de Iván Flores de humillarlo, abusar separándolo desde hace 8 meses sin disfrute de sueldo y que el autor de ese exabrupto sea drásticamente sancionado y que el Primer Teniente Iván Flores sea restituido y entregado su sueldo de los 8 meses dejados sin cobrar.

Desmoralizado por los atropellos cometidos en su contra, sin dinero, pasando hambre con sus cuatro hijos, esposa, con deudas que honrar, Flores decidió ocupar el templo católico en la comunidad del municipio de Gaspar Hernández en la provincia Ulises Francisco Espaillat, impotente y destruido moralmente.

El oficial narra fue separado de la fila de la Policía tras laboran por 27 años de servicios sin cometer fallas siendo separado por las maniobrado por su superior inmediato prefabricando un expediente lleno de falacias el cual remitió a sus superiores en Santo Domingo.

Comunitarios consideran que en el ámbito laboral existe una gran diversidad de puestos de trabajo y éstos se ubican en una supuesta jerarquía que los agrupa según su importancia frente a la sociedad, cuyos jefes cometen todo tipo de abusos contra sus subalternos.

Dadas estas crueles divisiones que el ser humano se esfuerza por trazar, si alguien con responsabilidad en el desempeño de sus obligaciones, es probable que un superior corrupto sienta “celos” laborales y se dedique a humillar a quienes luchan por combatir los hechos reñidos con la moral que someten que cometen lacras sociales.

Entienden los gasparenses que la humillación puede considerarse como una forma de tortura y abuso de poder ya que la comete busca menoscabar la dignidad del ser humano honesto.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*