MARXISTAS Y CRISTIANOS APOYAN A EMMA TAVAREZ EN LA UASD

0
277
Emma Tavarez y el periodista Orlando Martinez

El 30 de abril de 1969 los grupos estudiantiles universitarios dieron inicio a su campaña electoral que culminaría en las elecciones del 7 de mayo, la cual tenía de novedad la alianza de cristianos y marxistas, hecha entre el Bloque Revolucionario Universitario Cristiano (BRUC) y el recién constituido Comité Universitario Julio Antonio Mella (adscrito al Partido Comunista Dominicano -PCD), para postular a la joven estudiante de Derecho y antigua dirigente del grupo FRAGUA, Emma Tavárez Justo.

El día 3 de mayo, en una declaración conjunta, los aliados dijeron que “dejando a un lado todo tipo de sectarismo y divisionismo”, habían decidido participar en las elecciones estudiantiles de la UASD “con una plancha unitaria encabezada por una figura aglutinante del estudiantado progresista”, que era la renombrada hermana del líder guerrillero y mártir de Las Manaclas, doctor Manuel Aurelio Tavárez Justo; quien mostraba como mérito propio, su destacada actuación durante la Guerra de Abril de 1965, recibiendo y auxiliando a los luchadores constitucionalistas heridos en la contienda bélica, así como su participación en la lucha por el Medio Millón para la Universidad, en su calidad de miembro del grupo FRAGUA  y dirigente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED), cuando era dirigida por Amín Abel Hasbún.

El documento unitario indicaba también que la antigua militante catorcista representaba en ese momento una candidatura independiente, “demostrando en los hechos la disposición de llevar a la FED a un estudiante con tradición de lucha junto al pueblo y que no militaba en ningún grupo”, pues aún no había formalizado su entrada al PCD, donde sería una destacada dirigente.

Con esta nominación, la bella Emma Tavárez se convertía no sólo en la primera mujer en aspirar al más alto cargo gremial de los estudiantes, sino también en la primera en unir a marxistas y cristianos en un ámbito receptor de ideas políticas como la universidad, donde operaba el BRUC profesando entonces la ideología socialcristiana, aunque comenzaba a abrazarse al marxismo portando la bandera de la acción guerrillera y la efigie del sacerdote colombiano Jorge Camilo Torres Restrepo.

La plancha unitaria encabezada por Emma Tavárez tenía entre sus integrantes a los jóvenes Leonardo Mercedes Matos, Rafael Camilo, Octavio Rivera, Héctor Jiménez, Eddy Cabral, Rubén Corona, Frank Benedicto, Milo Vargas, Rodolfo Pierret y Lulio Blanchard, representantes del BRUC y del PCD, que estaban comprometidos con un programa mínimo para ser implementado desde la dirección de la FED, que incluía -en primer lugar- garantizar la entrega real y efectiva de medio millón de pesos de presupuesto a la UASD, y la lucha por la distribución de ese dinero en forma prioritaria y justa, para satisfacer esencialmente las necesidades educativas de esa academia.

Los autores de la unidad del BRUC y el CUJAM escogieron a Emma Tavárez como su candidata a la secretaría general de la FED por su trayectoria revolucionaria y pensando que su figura podía aglutinar a los grupos estudiantiles en la lucha por reivindicaciones obreras y populares, lo mismo que en una acción de rescate de las tradiciones estudiantiles. También, debido a que en el curso de la lucha por el Medio Millón a la Universidad, quedó demostrado que la FED había sido sustituida en su papel ejecutivo por el Triple C Flavio Suero, haciendo falta una verdadera dirigencia estudiantil que uniera a los universitarios en la lucha consecuente por la sobrevivencia financiera de la UASD y en un plan de bienestar estudiantil que estuviese acompañado del mejoramiento de la calidad docente.

Hasta el año 1969  FRAGUA había sido el grupo mayoritario de mayor influencia en la universidad por su adhesión al centralismo democrático y por el predominio de un concepto de liderazgo variado y plural, que posibilitó que descollaran en su seno  reconocidas figuras como Asdrúbal Domínguez, Amín Abel Hasbún, Cayetano Ro­dríguez del Prado, Tony Isa Conde, Diómedes Mercedes, Narciso Isa Conde, Leopoldo Grullón, Fidelio Despra­del, Eduardo Houellemont, René Sán­chez Córdova, Guaroa Ubiñas, José Bujosa Mieses (El Chino), entre otros, que con mucho orgullo ondearon su bandera azul y blanca y difundieron su eslogan: “Pensamiento y acción fundidos en armas contra la injusticia”.

Pero la división de la Agrupación Política 14 de Junio derrumbó la pluralidad y convivencia de las ideas democráticas de avanzada en el interior del grupo FRAGUA, que pasó a ser timoneado por el sector catorcista denominado “Línea Roja”, encabezado por José González Espinosa (Eduardo María); mientras se producía el mayor desprendimiento -y el más costoso- de la entidad estudiantil, con   el surgimiento de varios organismos estudiantiles, entre ellos su competidor, el Comité Universitario Julio Antonio Mella y el Frente Estudiantil Flavio Suero (FEFLAS), creado bajo la orientación del ingeniero Amín Abel Hasbún, quien había sido el líder con más ascendiente y prestigio entre los estudiantes de los liceos públicos y la UASD.

En 1969 el congreso de FRAGUA reeligió en el puesto de secretario general de la organización al estudiante de periodismo José Bujosa Mieses (El Chino), a quien convirtió en su candidato para presidir la FED en las elecciones del 7 de mayo. A este bachiller se le reconocía su constante identidad con la lucha presupuestaria universitaria, pues cuatro años atrás, cuando era dirigente de la Unión de Estudiantes Revolucionarios (UER), había tenido una actuación sobresaliente durante una entrevista con el presidente de la República, doctor Héctor García-Godoy Cáceres, realizada en la mañana del lunes 27 de septiembre de 1965, en el Palacio Nacional,  en la que el joven dirigente de la UER, representando a los estudiantes de secundaria de la Capital, y en compañía de un dirigente de la Juventud Revolucionaria Cristiana (JRC), a quien apodaban Vargas Vila, y de una muchacha portavoz de los estudiantes del liceo Estados Unidos de América, se desligó de éstos -al verlos  sucumbir ante los favores del poder, esperando ambos ser complacidos con las asignaciones de apartamentos y canonjías familiares-, y el joven dirigente de la UER, con inquebrantable firmeza, reclamó del gobernante que pusiera fin a la ocupación de los liceos y escuelas públicas por parte de las tropas invasoras.

Esa misma mañana fue asesinado en la puerta del Palacio Nacional un estudiante de 17 años, llamado Pedro Tirado Calcaño, quien recibió un disparo de fusil máuser por la espalda, en el momento en que se movilizaba en espera de los resultados de dicha de gestión.

El Congreso de FRAGUA, además de la elección del Chino Bujosa como candidato a la secretaría general de la FED, conoció una propuesta del joven estudiante Enrique Arias, pidiendo la expulsión de los fragüeros que eran miembros del PCD, por el pacto que hicieron con el BRUC, para postular a Emma Tavárez y a otros miembros de la organización a los cargos de la FED y del cogobierno universitario,  al tiempo en que se empeñaban en impugnar la participación de FRAGUA en esos comicios, alegando que los dirigentes de la Línea Roja del 14 de Junio se habían apropiado de la mística y la lucha estudiantil desplegada por la agrupación desde el año 1962.

FRAGUA escogió sus candidatos al comité ejecutivo central de la FED, que fueron los bachilleres José Bujosa Mieses, pretendiente de la secretario general; Lilian Santana, Enrique Arias, Felvio Rodríguez, Próspero Jiménez, Danilo Toribio, Alejandro Márquez, Rafael Mena, Porfirio Cairo Paniagua, César Ávila y Rafael Rutinel. Y también seleccionó a los aspirantes para el Consejo Universitario, los estudiantes Modesto Reynoso, Danilo Santiago, Rafael Valerio, Lilian Santana, Rafael Mejía Constanzo, Dante Polanco y Dionisio López.

De igual manera, FRAGUA prosiguió armando su plataforma político-electoral y proponiendo al estudiantado luchar por la reforma universitaria y la democratización de la enseñanza; por la derogación de la ley de austeridad, por un aumento del presupuesto universitario, contra los desalojos y por conquistas sociales para el pueblo dominicano.

De su lado, los fragüeros pecedeístas, antes la imposibilidad de una solución que permitiese la participación electoral de sus miembros y simpatizantes alrededor de la candidatura de Emma Tavárez, solicitaron a la comisión electoral de la UASD que dispusiese la abstención de FRAGUA en las elecciones, con el objetivo de aumentar las posibilidades de éxito de su oferta electoral; pues se creía que de producirse la inhibición forzada de ese grupo en las elecciones, sus votantes apoyarían a la joven candidata de la alianza del BRUC y el PCD, asociando su imagen con la era gloriosa del 14 de Junio, encabezada por Manolo Tavárez.

Con mucha fe en la victoria, hicieron un buen trabajo de proyección y crecimiento del Comité Universitario Julio Antonio Mella (CUJAM), y junto a los simpatizantes del BRUC recorrían las aulas a cada hora, y vibrando de emoción, repetían una y otra vez la consigna: “¡Emma Tavárez a la Federación, contra Balaguer y la reacción!” Y se hicieron sordos e inmunes a los ataques de sus antiguos camaradas, que calificaban de “Alianza Negra” al pacto entre las fuerzas aglutinadas alrededor de la bella candidata Emma Tavárez.

La gran sorpresa en esta campaña electoral surgiría la tarde del 4 de mayo de 1969, en que pudo verse la real correlación de fuerzas en la universidad; pues se había roto la tradicional polarización de simpatías entre fragüeros y brucistas, quedando en evidencia la pujanza increíble de un  grupo que había quedado siempre rezagado en la preferencia de los electores. Era el Frente Universitario Socialista Democrático (FUSD), de orientación perredeísta, cuyo líder, Hatuey De Camps Jiménez, había guiado la lucha por el Medio Millón, siendo acreedor de reconocimiento y aceptación pública por su valentía y capacidad dirigencial.

El FUSD, conducido por Hatuey De Camps y un grupo de jóvenes, entre los cuales se recuerda por su intrepidez y entusiasmo a Lorenzo Flores, así como a Miguel Antonio De Camps y Carlitos Lalane, había entrado en la competencia estudiantil, poniendo en peligro el gran esfuerzo para triunfar hecho por los gestores  de la alianza BRUC-PCD.

Esa tarde, los estudiantes del FUSD estaban de pronto por todas partes, saltando, agitando banderas, lanzando consignas en defensa del Nacionalismo Revolucionario y la Tesis de la Dictadura con Respaldo Popular. Ellos iban de un lado a otro con el joven De Camps a la cabeza, marchando muy animados, sonrientes, seguros del triunfo y gritando al unísono los eslóganes: “¡Peña y Bosch, líderes los dos!” “¡Compañero Juan, líder nacional!” “¡Vamos palante con el FUSD!”

Los adversarios estaban sorprendidos. No se esperaban esta extraordinaria movilización de cientos de estudiantes que marchaban tocando tambores por la calle Juan Sánchez Ramírez y que luego se concentraron en la explanada de la facultad de Ciencias Médicas, donde estaba la caseta de bambú de la campaña del FUSD, colocada encima del techo de una estructura saliente de la escuela de Medicina, teniendo  en su alrededor las bocinas de un potente equipo de música, por donde se difundían sus mensajes; y dos gigantescas fotografías con las imágenes del profesor Juan Bosch, presidente del PRD, y el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, líder de la Revolución de Abril

Los competidores del FUSD, en especial los más aguerridos que eran los del grupo FRAGUA, voceaban exaltados: ¡Zona A, zona B, aquí se vota con carnet! Ellos estaban concentrados en la caseta de enfrente, ubicada en la cercanía de la explanada de la Facultad de  Ingeniería y Arquitectura, rodeada de chozas indígenas y numerosas banderas; teniendo a su izquierda, la caseta del Frente Estudiantil Flavio Suero (FEFLAS), quien había seleccionado al bachiller Nelson Carreño como  su candidato a la secretaría general de la FED; y a su derecha, la impresionante caseta de la Juventud Comunista, hecha de bambú y pintada de rojo, mostrando múltiples retratos de los líderes de la China Continental. Ellos postulaban al bachiller Salvador Uribe para el alto cargo estudiantil.

Los fragüeros lanzaban su consigna anti-FUSD con la intención de que cundiese el pánico luego de desmoralizar y desorientar a sus adversarios, con la falsa denuncia de que  la mayoría de los jóvenes que formaban aquella grandiosa multitud que se movilizada con el FUSD, no eran universitarios, sino perredeístas de las bases transportados de los barrios de Villa Consuelo y Villa Francisca por los organismos zonales del partido blanco, para auxiliar a sus compañeros de la UASD.

Un reportaje del periódico El Nacional, hecho el 6 de mayo, señalaba que a medida que se acercaba la hora de elegir a los nuevos representantes estudiantiles ante el cogobierno y la FED, se tornaba más febril el entusiasmo de grupos que se movían a uno y otro lado dentro del campus universitario; y resaltaba que organizaciones cuyos miembros se definían de marxistas agitaban sus banderas y caminaban en grupos por los pasillos de los distintas edificaciones de la universidad, prometiendo conquistas similares a las de otros grupos que llevaban banderas verdes y de otros colores.

En ese momento ya las elecciones se habían polarizado entre el FUSD y la llamada “Alianza Negra”, cuyo grupo principal era el BRUC, quien había instalado su caseta en medio de la avenida Alma Mater, habiéndola  bautizado con el nombre de “Campamento Camilo Torres”, desde donde dirigía una gran campaña ilustrando a los estudiantes sobre el contenido de la alianza de marxistas y cristianos dentro de la UASD, que había sido posible gracias al esfuerzo personal de los líderes partidarios, que eran Narciso Isa Conde y  Miguel Cocco Guerrero.

Llegó el 7 de mayo y desde muy temprano se percibió que la confrontación electoral sería entre el FUSD y la alianza BRUC-PCD. La votación transcurrió sin incidentes, constituyendo un gran triunfo para la familia universitaria. La  comisión electoral, integrada por los profesores Tirso Félix Mejía-Ricart Guzmán, Rafael Richiez Acevedo y Héctor Mejía Constanzo, informaron de la operación de 51 mesas electorales, y previo a la votación, circulo una exhortación escrita firmada por el rector de la UASD, ingeniero Andrés María Aybar Nicolás, llamando a todos los estudiantes a participar ordenadamente en las elecciones, dada la importancia de las mismas para la vida institucional de la UASD.

Al día siguiente, la comisión  electoral informó que el FUSD había ganado abrumadoramente las elecciones,  obteniendo más del 50 por ciento de los votos computados, por lo cual el bachiller Hatuey De Camps Jiménez sería proclamado oficialmente como ganador de las elecciones estudiantiles.

El FUSD obtuvo 3 mil 363 votos de un total de 6 mil 602, seguido por el BRUC que consiguió  mil 75 sufragios, que sumado a los 352 alcanzados por el CUJAM, hicieron mil 427 votos. En tanto que FRAGUA, ocupó el tercer lugar, logrando mil 38 votos, y la JC obtuvo 385 votos.

Una pírrica votación logró el Frente Estudiantil Flavio Suero, que en estas elecciones apenas sacó 168 votos, superando sólo a la Unión de Lucha por una Nueva Quisqueya, que obtuvo 38.

Como resultado de estas elecciones,  el FUSD tuvo un control holgado del comité central ejecutivo la FED, donde logró imponer siete miembros. Fueron éstos, Hatuey De Camps, secretario general; Lorenzo Flores, Fulgencio Espinal. Carlos Lalane, Miguel Antonio De Camps, Julio César Martínez y Rafael Tolentino.

Por la alianza BRUC-CUJAM fueron  electos los bachilleres Emma Tavárez y Leonardo Mercedes; y por FRAGUA, José Bujosa Mieses (El Chino) y Lilian Santana.

El FUSD logró cuatro  delegados en el Consejo Universitario, que fueron Hatuey De Camps, Lorenzo Flores, Julio César Martínez y Fulgencio Espinal. El  BRUC llevò a Miguel Cocco, y FRAGUA a Modesto Reynoso.

En el Claustro Universitario compuesto por 222 estudiantes, el FUSD obtuvo107 miembros, el BRUC 41, FRAGUA 38, la JC 16, el CUJAM 14 y el FEFLAS 6.

En su juramentación, el bachiller Hatuey De Camps dijo en nombre del FUSD, que su grupo no iba a los organismos de cogobierno a imponer   intereses personales, sino el interés colectivo, y se comprometió a realizar una buena labor estudiantil. También elogió el desempeño que había tenido el FUSD en el Consejo Universitario durante  la lucha por el Medio Millón, representado por el bachiller Fernando Báez Pozo.

Más tarde, y ya en funciones de secretario general de la FED,  De Camps escribió una serie de artículos en El Nacional, planteando la necesidad de llevar la Universidad hacia el Pueblo y prometiendo que bajo su dirección, la FED haría esfuerzos por estructurar un plan, en colaboración con los Departamentos de Bienestar Estudiantil, de Extensión Cultural y de Acción Social, para proyectar la UASD hacia el pueblo, mediante caravanas de jóvenes de ambos sexos, de las distintas profesiones, que durante el período de las vacaciones  debían de marchar a las poblaciones campesinas y obreras, para llegar hasta los remotos parajes, bateyes, secciones, barrios  y municipios, a enseñar todo lo que sabían y ayudar en todo lo que estuviese a su alcance.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*