Los campeones Murray y Kerber naufragan en Australia

0
187

La simetría en las derrotas de Andy Murray y Angelique Kerber en los octavos de final del Abierto de Australia fue notable.

Ambos se presentaron como máximas cabezas de serie por primera vez en un torneo de Grand Slam. Ambos sucumbieron en la misma pista y en el mismo día.

Fue un domingo de pesadilla para los actuales número uno del mundo.

Murray, cinco veces finalista en Melbourne Park, cayó 7-5, 5-7, 6-2, 6-4 ante Mischa Zverev, el número 50 del mundo, por la tarde en la arena Rod Laver. Kerber, la vigente campeona del torneo, se despidió al caer 6-3, 6-2 ante CoCo Vandeweghe, en un partido que acabó poco después de la medianoche.

Habría que remontarse al Abierto de Francia de 2010 para encontrar la última vez que los dos máximos preclasificados perdieron en la misma ronda. En los cuartos de final en Roland Garros ese año, Roger Federer no pudo con Robin Soderling y Serena Williams claudicó frente a Sam Stosur.

Murray y Kerber ni siquiera pudieron alcanzar la segunda semana.

Vandeweghe nunca había avanzado más allá de la tercera ronda en el primer Grand Slam de la temporada, y el año pasado perdió en su debut. Pero la estadounidense martirizó a Kerber con su potente derecha, sumando 13 de sus 30 winners con ese golpe.

La alemana Kerber levantó un match point en la primera ronda el año pasado antes de encaminarse al primer título en un Slam de su carrera, venciendo a Serena Williams. En septiembre, desplazó a Williams de la cima del ranking tras consagrarse campeona del US Open.

Murray perdió ante el seis veces campeón Novak Djokovic en la final del año pasado, pero se encumbró a lo más alto del ranking tras una temporada en la que consagró campeón de Wimbledon, los Juegos Olímpicos de Río y la Copa Masters.

Pero el escocés se desdibujó ante el juego de saque y volea de Zverev. El zurdo alemán se las verá ahora con Federer en los cuartos de final.

En medio de las sorpresas, Federer salió airoso en un vibrante partido de cinco sets ante el japonés Kei Nishikori. Tras arrancar perdiendo 5-1 en el primer set, Federer encontró la manera para derrotar al quinto preclasificado, que sufrió calambres y necesitó tratamiento médico en la espalda.

Fue la victoria número 200 de su carrera contra un Top 10.

Federer no pudo ocultar su euforia. “Cuando estuve a punto de quedar 6-0 abajo, me dije: ‘no me puede ir peor”’, señaló el astro suizo, de vuelta al circuito tras perderse seis meses para recuperarse de una lesión en la rodilla izquierda. “Una de las grandes victorias en mi carrera”.

Murray había alcanzado la ronda de cuartos o más lejos en sus siete presentaciones previas en Australia, pero sin poder ganar el título. Perdió las finales de 2010 ante Federer y las de ’11, ’13, ’15 y ’16 contra Djokovic.

“Ahora mismo estoy muy decepcionado porque quería llegar más lejos en este torneo”, señaló un aturdido Murray. “Pero he sufrido derrotas duras antes y me recuperé de ellas”.

La debacle de Murray se suma a la de Djokovic, eliminado en la segunda ronda Denis Istomin, el 117 del ranking.

Sus ausencias en la segunda semana abren oportunidades a otros.

Stan Wawrinka, el vigente campeón del US Open que en 2014 conquistó su primer grande aquí, avanzó con una victoria 7-6 (2), 7-6 (4), 7-6 (4) ante el italiano Andreas Seppi. Wawrinka se topará con Jo-Wilfried Tsonga, quien doblegó a Dan Evans por 6-7 (4), 6-2, 6-4, 6-4.

En el otro sector de la llave, Rafael Nadal es el único ganador de un grande que sigue en carrera.

La parte alta de la llave femenina también está para cualquiera.

Venus Williams alcanzó los cuartos de final por novena vez tras vencer 6-3, 7-5 a Mona Barthel, 181 del ranking. La mayor de las hermanas Williams se topará con Anastasia Pavlyuchenkova, la 24ta cabeza de serie que eliminó 6-3, 6-3 a Svetlana Kuznetsova (8).

La hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, campeona del último Abierto de Francia, dio cuenta 6-2, 6-3 de Sorana Cirstea y se medirá con Vandeweghe.

“Cuando ganas uno (un major), tienes la confianza y la fe en ti misma de que puedes hacerlo de nuevo”, acotó Muguruza.

El revés de Kerber prolonga su mala racha desde que se coronó en el US Open. Ha disputado siete torneos sin ganar un título, con solo una final y marca de 5-7 contra rivales en el Top 50.

Pero la gran sorpresa fue protagonizada por Zverev, el hermano mayor de Alexander, señalado como una de las grandes promesas del tenis masculino.

Zverev arriesgó ante Murray, impidiéndole jugar desde el fondo. El alemán ganó 65 de 118 puntos en la red.

“Honestamente, no lo sé, fue como si estuviese en un pequeño coma, todo fue saque y volea”, manifestó Zverev. “Honestamente hubo algunos puntos en los que no sé cómo hice”.

_____

Por JOHN PYE

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*