La prohibición de Trump genera el caos en los viajes a EEUU

0
586

Por Jeff Mason y Jonathan Allen |

WASHINGTON/NUEVA YORK (Reuters) – El decreto de mayor alcance del presidente Donald Trump desde que asumió el poder provocaba un caos en el sistema migratorio de Estados Unidos, no sólo por la situación de los refugiados sino también por los residentes legales rechazados en aeropuertos y que quedaron varados en el exterior.

Expertos en leyes de inmigración y grupos de activistas trabajaban para ayudar a los viajeros afectados a encontrar la manera de regresar a Estados Unidos.

Abogados en Nueva York presentaron demandas para bloquear el decreto de Trump, argumentando que muchas personas ya se habían visto impedidas de viajar, incluyendo muchos iraquíes que trabajan para el ejército estadounidense, lo que violaba las leyes.

La confusión abundaba en aeropuertos y los agentes de aduanas y de inmigración tenían problemas para interpretar las nuevas normas. A algunos residentes legales en Estados Unidos que estaban volando cuando se firmó el decreto se les impidió salir del aeropuerto cuando arribaron.

“Imagínate regresar de un vuelo de 12 horas y el trauma y la locura de todo esto”, dijo Mana Yegani, un abogado experto en inmigración en Houston. “Estas son personas que están llegando al país legalmente. Tienen empleos y vehículos aquí”, declaró.

Cientos de refugiados que buscaban entrar en Estados Unidos se quedaron en un limbo.

Melanie Nezer, de la Sociedad Hebrea de Ayuda a Inmigrantes, un grupo judío que trabaja con refugiados, dijo que sabía de casi 2.000 personas que tenían reservas de vuelos para llegar a Estados Unidos la próxima semana.

ENFADO MUSULMÁN

El nuevo presidente republicano suspendió el viernes por cuatro meses la entrada de refugiados a Estados Unidos y prohibió temporalmente el ingreso de viajeros de Siria y otros seis países de mayoría musulmana, para, dijo, proteger a los estadounidenses de ataques terroristas y cumpliendo con lo que prometió en su campaña electoral.

“No es una prohibición contra los musulmanes”, dijo Trump el sábado, tras firmar más decretos en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Sostuvo que esas medidas debieron haberse aplicado hace años.

La prohibición afecta a viajeros con pasaportes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen y se extiende a personas que cuentan con la residencia permanente o “green card” en Estados Unidos.

Ciudadanos árabes en Oriente Próximo y en el norte de África dijeron que la orden ejecutiva era humillante y discriminatoria. La medida provocó fuertes críticas de aliados occidentales de Estados Unidos, como Francia y Alemania, además de grupos árabe-estadounidenses y de organizaciones de derechos humanos.

Irán dijo que aplicaría medidas similares en represalia contra estadounidenses y describió la decisión del mandatario republicano como una “afrenta contra el mundo musulmán y la nación iraní”.

Sudán, por su parte, dijo que la decisión de vetar el ingreso de sus ciudadanos era desafortunada, en vista de los “pasos históricos tomados” apenas hace unas semanas para que Washington levantara sanciones contra el país africano por su cooperación para combatir el terrorismo.

En tanto, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dio la bienvenida a las personas que huyen de la guerra y la persecución, pese a que aerolíneas canadienses dijeron que evitarán que aborden sus vuelos hacia Estados Unidos pasajeros de los países vetados.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*