La depresión, condición incapacitante que afecta a 300 millones en el mundo

1
185

Cuando Ana Martínez decidió terminar una relación con su pareja después de ocho años, nunca imaginó que ese paso en su vida iba a seguir lastimándola en el futuro.

“Sufro de depresión desde hace poco más de dos años. La primera crisis ocurrió cuando dejé a mi pareja. Empecé a vivir con una tristeza terrible y un sentimiento de soledad que cambiaron mi vida; incluso dejé mi trabajo”, relata a Efe esta licenciada en pedagogía.

Ana es solo una entre más de 300 millones de personas en el mundo que sufren depresión, un trastorno que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la principal causa de discapacidad a nivel mundial.

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares 2015, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en ese año 57,2 millones de personas dijeron haberse sentido deprimidas alguna vez en su vida.

“Es una enfermedad que causa tristeza, incapacidad de disfrutar cosas, de concentrarse. Hay personas que pueden dormir mucho o poco; en ocasiones pierden el apetito o comen de más, tienen dolores de cabeza o de estómago”, explica la psiquiatra Dennis Rivera, de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.

Ana acepta que la depresión empezó a repercutir en todos los aspectos de su vida diaria.

“Uno deprimido no rinde, no se concentra. Yo tenía dificultades para cumplir tareas, para atender las labores de mi trabajo, para soportar ciertas situaciones con mi familia, y me la pasaba llorando casi todo el día. Trabajaba en una escuela, pero renuncié porque no podía sobrellevarlo”, explica.

De acuerdo con un estudio reciente de la OMS, se estima que los trastornos por depresión y ansiedad cuestan anualmente a la economía mundial 1.000 millones de dólares en pérdida de productividad.

La psiquiatra señala que las causas de la depresión pueden ser multifactoriales, que van desde la genética hasta factores ambientales.

“Esto se agrava por la pobreza, la falta de trabajo, los desastres naturales; la gente pierde sus casas, sus trabajos. Eso incide en la posibilidad de tener un cuadro depresivo”, detalla la experta.

Pero no solo eso. Rivera también señala que cuando esta condición no es tratada, en ocasiones puede derivar en suicidio.

“Yo intenté suicidarme hace algún tiempo. Lo más impactante fue que no fue sino hasta ese momento me di cuenta que siempre había sido depresiva y no me había percatado de ello”, rememora Laura Pérez, una ingeniera química de 36 años.

Laura refiere que vivió una infancia difícil, con carencias económicas y una madre soltera que tenía que trabajar todo el tiempo. “Y creo que por eso me siento molesta con mi vida, con todo”, acepta.

Su estado emocional, dice, repercutió en su empleo en una empresa de control de riesgos, pues cuando se sentía mal evitaba ir a trabajar, por lo que fue despedida.

La psiquiatra Dennis Rivera indica que, según algunos estudios, en México las personas pierden hasta 2,7 días de trabajo debido a la depresión. “La gente deja de ir a trabajar más por este padecimiento que por otras enfermedades crónicas”, señala.

Según la especialista, uno de los principales problemas que evitan que la gente busque ayuda para salir de la depresión es el estigma que se tiene sobre esta condición. “Es un padecimiento que está asociado con debilidad. Además, la gente tiene miedo a pedir ayuda porque no quieren ser criticados”, explica.

Sin embargo, la experta sostiene que, con un tratamiento adecuado, el cual se basa generalmente en medicamentos y terapias, y la voluntad del paciente por mantenerse atendido, esta enfermedad tiene solución.

Hoy, Ana ha logrado mejorar anímicamente gracias a la ayuda profesional: encontró un nuevo trabajo en una editorial de libros de texto educativos y le ilusiona tener una relación de pareja.

A su vez Laura empezó hace poco con terapias y se dedica a pasear perros, lo que ha tomado “como terapia también porque me ha dado estabilidad emocional y económica”.

Dennis Rivera recomienda estar alerta a los síntomas de depresión. “Si tienes tristeza, apatía, lloras fácilmente, tienes insomnio, no disfrutas las cosas y ves que esos síntomas duran más de dos semanas, es momento de pedir ayuda”, señala.

Recuerda que este padecimiento puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de la vida.

“La depresión no está relacionada a un nivel socioeconómico, a algún grupo, a una profesión. Nos puede dar a todos, pero lo más importante para vencerla es primero reconocer que la padecemos y luego aceptar ayuda profesional”, concluyó. efe

1 COMENTARIO

Por favor , déjenos su comentario...