Hyundai Tucson; simplemente sorprendente

0
13012

Más pequeño que el Santa Fe, el Hyundai Tucson ha cumplido su papel de SUV de entrada en la alineación del fabricante coreano durante casi una década. Con cada nueva edición, el Tucson se ha ido transformando, presentando más atractivo a nuevos compradores, y pasando desde una opción quizás, más basada en su bajo costo, a la de uno de los líderes entre los SUV compactos, considerado ahora más por su calidad de construcción, amenidades, y durabilidad.

En su nueva edición del 2016, Hyundai a rediseñado al Tucson sin que se noten grandes diferencias en su precio. Ahora viene con mejor economía, más espacio interior y cabina más silenciosa, en clara intención de ponerle resistencia a los CR-V de Honda o los Escape de Ford. El estilo exterior del Tucson es encomiable, portando líneas hermosas, agresivas y modernas que el fabricante ha extendido por toda su alineación.

Comparar el estilo del este de Tucson al de su modelo de debut -que ahora tiene más de diez años- es mirar a un fabricante en total evolución. Se puede reconocer de inmediato el diseño exterior del Tucson 2016 como Hyundai, con una gran parrilla y los faros envolventes, quizás el diseño más agresivo que cualquier SUV de la compañía haya producido.

Sin embargo, el esplendor del diseño exterior no se corresponde con el interior del Tucson. Y no es que su interior sea inconsistente. Es que, a pesar de la sencillez y practicidad de su diseño, adolece del factor “Wow” que el exterior inspira. Más bien es una creación genérica, pero de ninguna forma deleznable. El uso de botones y perillas para controlar el sistema de audio y el clima complementan la pantalla táctil, algo que es práctico, pero algo vetusto a la vista.

2016_Hyundai_Tucson_4dr_SUV

Hyundai ha promovido en gran medida el pequeño motor turbo de 1.6 litros y la transmisión de 7 velocidades, prometiendo poder cuando sea necesario, cambios rápidos de velocidad y buena economía de combustible, capaz de hacer 34 millas por galón en la autopista. El motor produce números respetables -175 caballos y 195 libras de torque- con la transmisión de doble embrague que trabaja bien bajo presión. Sin embargo, el Tucson no es liviano, y las más de 3,400 libras en su estructura se sienten cuando a velocidad crucero, necesitas rebasar a otros en la carretera.

Su conducción es divertida, aunque no lo suficiente como para dar saltos de alegría. El Mazda 5 lo supera en esta condición, a pesar del esfuerzo notable de Hyundai para mejorar la rigidez del chasis, y ajustes en la dirección.

El Tucson viene en cuatro sabores diferentes. El SE que es el de entrada y se comercializa por $22,700, le sigue le Eco comenzando en los $24,150, y terminando con los niveles de acabado Soport y Limited, en $26,150 y $29,900 respectivamente. Como es natural cada nivel adiciona prestaciones que no contiene el anterior. El SE viene con cámara trasera, pantalla táctil de 5 pulgadas y conectividad por USB y Bluetooth.

En el extremo opuesto el Limited agrega alerta de punto ciego, de tráfico o personas cruzando en la retaguardia y salida del carril, pantalla de 8 pulgadas y sistema de audio mejorado. Hay un paquete adicional pare este nivel que cuesta $2,700 y agrega sensores de estacionamiento, frenado automático con detección de peatones, y techo panorámico.

Los terrenos donde los SUV compactos transitan están infestados de predadores. El Tucson los navega con elegancia y esquiva alguna que otra embestida, no sin abandonar el ruedo ileso. Hay competidores que también merecen una mirada, como el Mazda CX-5, GMC Terrain y los consabidos Honda CR-V, Ford Escape y Nissan Rogue.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*