Fito Páez: El Nobel a Dylan es “genial”

0
120

Para el rockero argentino Fito Páez el premio Nobel de Literatura a Bob Dylan fue como si se lo hubieran dado a alguien de su familia.

“Me pareció genial. No sé si soy un ferviente defensor de premios. Es una caricia el premio, siempre es algo, pero el Nobel siempre levantó polémicas”, dijo Paéz el viernes en conferencia de prensa para presentar su libro “Diario de viaje”.

“Me pareció muy sorprendente, me alegré por él, porque Bob Dylan es de la familia ya, después de tantos años yo escuchándolo, desde ‘Blood on the Tracks’, desde los años 70. Siempre rompiendo mundos que no son los de él habitualmente, tiene esa característica Bob”.

El mismo Páez ha comenzado un camino similar entre la música y las letras. En 2013 publicó “La Puta Diabla”, su primera novela, y ahora “Fito Páez. Diario de viaje (algunas confesiones y anexos)”, de la editorial Planeta. Es su primer diario compartido con el público, el cual presentará en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En él retrata su vida en el 2015, un año en el que tuvo muchos viajes, hizo música y sobre todo pasó momentos de felicidad con sus familiares y amigos.

“Escribo como hago música, es parte de la respiración”, afirmó el músico, quien definió a los diarios como “un género de libertad absoluta”.

“Lo hago desde hace bastante tiempo”, apuntó sobre esta forma de escribir. “Lo que pasa es que nunca lo había hecho con tanto deseo. Está escrito muy en caliente este libro”.

Gran parte del diario, que incluye múltiples fotografías, lo ocupan sus asuntos laborales: el rockero comparte sus impresiones sobre los conciertos en teatros y estadios, así como el trabajo detrás de “Locura total”, el álbum que lanzó con el brasileño Paulinho Moska con canciones en español y portugués.

Hay también menciones a Afo Verde, Os Mutantes, Tan Biónica, Joaquín Sabina y, por supuesto, Charly García, de quien dice “no sería nadie sin él”.

En uno de los capítulos dedicados a García, Páez cuenta la manera especial en la que suelen escuchar álbumes juntos. En otro habla de su amigo como un “niño envuelto en un cuerpo de hombre”.

Páez relata con sinceridad cómo incluso a él le pueden rechazar una propuesta de canción para un programa televisivo, y los lectores del diario pueden acompañarlo de gira por México, incluida una escala en Guadalajara. En otro momento cuenta su paso por Ciudad Juárez, un pasaje que dijo le costó trabajo escribir.

“Habíamos bebido mucho esa noche y yo no lograba recordar con exactitud, entonces empecé a inventar un poco también y se armó una escena muy simpática”, dijo. “Y eso lo fui reescribiendo”.

Páez tiene un anexo dedicado a las resacas. “Advertencia: el paso del tiempo hace que las resacas sean más largas y menos disfrutables. Beber con moderación es lo mejor, pero mi vida ya pasó. Nunca me gustó que me dieran consejos y no voy a darlos ahora”.

Dylan se mantuvo en silencio tras el anuncio de su premio en octubre, y posteriormente dijo que el galardón lo había dejado sin palabras. Algunos conjeturaban que lo rechazaría, y los temores aumentaron cuando anunció que no podrá asistir a la ceremonia de premiación que se realizará en Suecia el 10 de diciembre.

Finalmente, representantes de la Academia Sueca, que otorga el Nobel, recordaron que los galardonados pueden presentar su discurso de aceptación en diferentes formatos y hasta seis meses después del anuncio del premio. Señalaron que Dylan podría dar su discurso el próximo año.

DEJE SU RESPUESTA


*