Experta advierte que apnea del sueño puede derivar en infarto

0
410

La apnea del sueño es un trastorno que puede derivar en hipertensión arterial, falta de oxigenación en la sangre, problemas digestivos, vasculares e incluso infartos, y afecta en su mayoría a hombres, alertó hoy la neumóloga Alejandra Carolina Moncada.

“La apnea de sueño es la interrupción de la respiración mientras se está dormido y afecta principalmente la salud de personas con sobrepeso u obesidad, que son las más propensas a padecerlo”, dijo la experta del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que este problema afecta a aproximadamente 3 % de la población, mientras que en México unas 40 millones de personas sufren trastornos del sueño, siendo el insomnio y la apnea del sueño los más frecuentes.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, al menos 27,8 % de la población tiene alto riesgo de presentar síndrome de apnea obstructiva del sueño.

Por ello, Moncada pidió detectar este problema de manera oportuna, pues la respiración irregular ocasiona dificultades neuropsiquiátricas y cardiorespiratorias.

Entre los principales síntomas están el ronquido, que causa molestia al afectado y a los que están cerca de él, y despertar con sensación de ahogo o taquicardia, indicó.

“Durante la noche se pueden llegar a repetir varios episodios, acompañados por fuertes ronquidos y movimientos musculares poco comunes, estremecimientos muy fuertes, sudoración y repetidas ganas de orinar, lo que deriva en un corazón que nunca descansa”, detalló.

Moncada dijo que las afectaciones no son solo físicas, sino que, al no descansar adecuadamente, es posible que se desencadenen problemas en las labores diarias.

“La persona se queda dormida en cualquier lugar y hora, tienen sensación de pesadez, irritabilidad, falta de concentración, alteraciones en la memoria y carencia de apetito sexual”, precisó.

No solo las personas con sobrepeso u obesidad son propensas a sufrir de esta condición, sino también personas en edad avanzada, con menopausia, hipotiroidismo y quienes abusan de los sedantes, tabaco y alcohol, explicó.

Para prevenir o controlar la apnea, la neumóloga recomendó bajar de peso, manejar una higiene de sueño que consiste en dormir a la misma hora, cenar ligero y mínimo dos horas antes de acostarse, así como dejar de fumar y adoptar un plan alimentario y de actividad física.

Por favor , déjenos su comentario...