En defensa del 2016 Outlander Sport

0
6472

Mitsubishi revivió en el 2010 la versión “Sport” de su Outlander SUV, un auto más cercenado con espacio reducido para el asiento trasero y la capacidad de carga. Este fabricante es uno de los pocos -quizás el único- que no ha visto incrementos significativos en sus ventas. El Outlander 2016 que probamos hace unos meses llegó muy mejorado, y el consumidor lo ha notado.

Las ventas de este modelo han crecido sustancialmente, y hasta junio pasado casi doblaban las del año anterior, con 2936. La versión Sport que evaluamos esta semana se mantiene en niveles de ventas algo por debajo del 2015, estando casi a la par de las del hermano mayor, Outlander.

A los periodistas automovilísticos se nos critica por ser demasiado “complacientes” con los modelos que probamos. Por algún cargo de conciencia oculta, algunos deciden salvar su pudor destruyendo algún modelo -como el Outlander Sport- de fabricantes en apuros como Mitsubishi. Yo creo haber pagado mi cuota anual de amonestación al haber criticado duramente el sistema de información y entretenimiento de un 2016 Jaguar XJ valorado en $107.000, así que: tranquilo Outlander Sport…no me voy a ensañar, solo trataré de ser justo.

El mayor criticismo recae en los escases de potencia del motor y el excesivo ruido en la cabina. Cierto que la aceleración es “adecuada” y solo eso. Nosotros probamos la versión de motor superior de 168 caballos, que junto a la transmisión CVT, hacen un trabajo decente, sin sorpresas ni exasperación. Hay na versión de motor más pequeña, de 148 caballos, que solo está disponible en los modelos de base ES 2.0.

2016_mitsubishi_outlander_sport_6

Es muy posible que esta versión se sienta con escaso poder, pero hay que tomar en cuenta que hablamos aquí de un SUV compacto por $19,595 dólares de entrada. En cuanto al ruido en la cabina, pues quizás los años ya estén afectando mi condición auditiva, pues sin ser el auto mejor aislado acústicamente de la industria, les puedo asegurar que no es el peor.

El Mitsubishi Outlander Sport trae algunos cambios de diseño exterior para separarlo en algo del plagado campo de los SUV compactos. Algunos detalles incluyen nuevos espejos laterales plegables eléctricamente con indicadores de giro LED, llantas de aleación de 18 pulgadas, nuevo tratamiento tanto frontal como en su parte trasera, incluyendo una nueva parrilla que ubican al auto mucho más cercano a la nueva apariencia que implemente el fabricante, llamada “escudo dinámico” o “Dynamic Shield”.

El interior del Outlander Sport es plano y de poca gracia, con un diseño que en evidencia no se esfuerza por salir de la media. Los cambios más sustanciales son un espejo retrovisor con atenuación automática, pantalla de 6.1 para el sistema de información y entretenimiento, nueva tela para los asientos y un timón rediseñado. El asiento del conductor no llega a ser incomodo, pero un par de días fueron necesarios para que nuestras posaderas hicieran paz con él. En la parte trasera tampoco incomodidad para los pasajeros, y suficiente espacio para las actividades diarias y los escapes de fin de semana, comparado a otros en la misma categoría.

El sistema de audio Rockford Fosgate de 710 watts, una de las pocas cosas que extrañaré, de este auto. Viene estándar solo en la gama alta, los GT y lastimosamente una excelente calidad de reproducción de audio, se ve empañada por otro sistema de Información y entretenimiento poco intuitivo y de diseño cuando menos mediocre, como el Fuse Hands-free Link System.

El Outlander Sport viene respaldado por una excelente garantía de 10 años o 100,000 millas en el tren de poder, algo que proveerá de cierta paz mental de futuros dueños. Si algo más puedo argumentar en su defensa, es el buen puntaje que Consumer Reports le otorga al Sport cuando a sus dueños se les pregunta sobre su satisfacción son el auto. 67 de cada 100 están satisfechos, dejando atrás a fuertes contrincantes como el Nissan Rogue, Ford Escape o el Jeep Patriot, ultimo de la lista con solo 46 defensores de cada 100.

El Mitsubishi Outlander Sport llega al mercado con 5 sabores. El ES que tiene precio base de $19,595 y es el único con motor de 2.0 litros, seguido del ES 2.4 por $21,295, SE, SEL y el GT ultimo en la escala con precio base de $25,995.

Lo siento por muchos de mis colegas, quizás en la incapacidad de reconocer que este es un auto para gente modesta. Es un SUV compacto que para el transporte cotidiano y alguna que otra aventurilla fuera de la ciudad, defiende con entereza su moderado costo.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*