¿Cuánto cuesta un liderazgo?

¿Cuánto cuesta un liderazgo?

¿Me podría dar dos pesos de liderazgo, por favor?

Pensemos en cuánto cuesta una precandidatura, luego una candidatura y finalmente “el voto”. Militar en un partido político no cuesta nada pero tener aspiraciones, cuesta y cuesta mucho.

Podríamos separar las aguas; a un lado, las personas que piensan que un líder nace y al otro lado, las que opinan que un líder se hace, cada quien defenderá su ángulo. Cruzado el mar rojo, todos los puntos de vista convergen para concluir que se adiciona un liderazgo extra, el Comprado.

Como reza el dicho, “Por la plata baila el mono”. Es mucho lo que se puede hacer con dinero y con mucho dinero se puede hacer mucho más.

Si buscamos, encontraremos infinitas definiciones de Liderazgo, sus tipos y características, todos aprehendemos un concepto; materias universitarias son impartidas e incluso carreras, a nivel de pre y post grado, enfocadas en esta virtud. En la praxis, todo se transforma. La Política es un oficio honorable, si se asume con vocación de servicio empero, pierde la esencia cuando el servidor es el servido, cuando su saco es tan grande que sus fondos malversados no conocen el fondo, son inescrupulosamente insaciables.

Papeleta mató a menudo y se llevó entre las patas liderazgos carismáticos que no tenían patrocinio. La mayor aspiración que puede tener un ciudadano es ser Presidente del país que le ha parido, pero ¿Qué se necesita para ser Presidente de la República Dominicana? Bueno, son prácticamente los mismos para ser Senador o Diputado al Congreso Nacional. Veamos lo que dice la Constitución Dominicana:

“Artículo 82.- Requisitos para ser diputada o diputado. Para ser diputada o diputado se requieren las mismas condiciones que para ser senador.

De los requisitos para ser Diputado, Senador.

Artículo 79.- Requisitos para ser senador o senadora. Para ser senadora o senador se requiere ser dominicana o dominicano en pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos, haber cumplido veinticinco años de edad, ser nativo de la demarcación territorial que lo elija o haber residido en ella por lo menos cinco años consecutivos. En consecuencia:

1) Las senadoras y senadores electos por una demarcación, residirán en la misma durante el período por el que sean electos;

2) Las personas naturalizadas sólo podrán ser elegidas al Senado diez años después de haber adquirido la nacionalidad dominicana, siempre que hayan residido en la jurisdicción que las elija durante los cinco años que precedan a su elección.”

Si leemos juiciosamente, a nadie se le exige como requisito mínimo un 5to. Grado de Primaria. Será por eso que en las escuelas dominicanas nuestros niños, jóvenes y adolescentes, van perdiendo paulatinamente el amor a la patria, a la cultura y el civismo. Sólo a unos pocos se nos eriza la piel cuando suenan las gloriosas notas del Himno Nacional.

Mamá, yo quiero ser Presidente, ¿sueñan nuestros hijos con eso? Seamos realistas, los niños dominicanos no sueñan con ser Presidente. Jóvenes talentosos que con liderazgo altamente potencial, cuando abren los ojos y comprenden la dinámica, dimiten o se ajustan. La juventud dominicana es bastante inquieta y curiosa, pero muchos renuncian al mérito de una carrera profesional cuando ponen en una balanza sus sueños y la realidad, realidad seductora que muestra y demuestra, en los barrios que no hay que titularse en nada para ganar mucho dinero; entonces se nublan los pensamientos y aumenta la tasa anual de deserción universitaria, que además de ser un indicador excelente, es mayor que la que del número de graduados  en todo el territorio nacional.

El requisito mínimo para ingresar a cualquier curso en el INFOTEP es tener aprobado el 8vo. Grado de Básica, en cambio a nuestros regidores, diputados y senadores, ni siquiera se les exige haber cursado el 4to. Grado de Media para ingresar a la Cámara Baja y Alta, y las Salas Capitulares son aún más vulnerables. Por honor, rumor y horror se dice que muchos han comprado títulos universitarios; hay espacios amplios para la duda, si usted tiene dinero suficiente para financiar un escaño, por ende tiene con qué demandar un título a quien se lo pueda ofertar.

La intención no es un Congreso elitista, no; la intención es que como a cualquier ciudadano dominicano apto para la labor productiva que se le exige un currículo brillante para poder optar un trabajo con remuneraciones decentes, a nuestros precandidatos y candidatos se les exija un nivel académico aceptable para barrer con los ñames encubiertos que toman decisiones por nosotros durante 4 años o más.

Si no tomamos cartas en el asunto, corremos eternamente el riesgo de ser gobernados por analfabetos e iletrados de la Constitución que presumen de conocimientos que no poseen y se la pasan repitiendo cosas que no han analizado porque no tienen con qué, ni cómo y tampoco criterio propio, esos títeres patrocinados, son maleables y están allí porque supuestamente “las masas” los eligen, como si el dominicano no conociera al cojo sentado ni al ciego durmiendo.

Salve Dios y la Virgen de la Altagracia de que a usted se le ocurra recordarle que el único liderazgo que poseen es el comprado, y que la única forma de ganar y de estar ahí es dando dinero, es por contratas y por padrinos, se ofenden tal y como si se les hubiese calumniado.

| Mileyma Izquierdo Q.

Sobre El Sol de la Florida

El Sol de la Florida es uno de los principales periódicos del estado con alta presencia en el Sur de la Florida: Miami, Broward y Palm Beach y en las ciudades de Orlando, Kissimmee, Tampa, Lakeland y Fort Myers. El Sol de la Florida es una publicación de la empresa El Sol Media, Corp., fundada por el licenciado Marcos A. Tejeda.

Por favor , déjenos su comentario...