Congresista Adriano Espaillat ataca a Palestina y  Venezuela

0
160

Luis M. Rodríguez.
Activista político y comunitario |

New York.- Hasta el momento, en materia de política internacional el desempeño de Adriano Espaillat de lo menos que se puede catalogar es de desafortunado, situándose en ese ámbito junto a sectores políticos que continúan actuando como si estuvieran en los tiempos de la Guerra Fría.

Cabe indicar que junto al sector mas retrograda de los republicanos votó, en diciembre pasado, para rechazar la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que condenó los asentamientos israelíes en territorios palestinos.

Al momento de su voto junto a los partidarios de Donald Trump y todo el liderazgo republicano, el congresista Espaillat dijo sentirse orgulloso de estar con sus colegas oponiéndose a la resolución de la ONU.

Con ese voto, el representante por el Distrito #13 de New York se colocó políticamente a la derecha de la administración saliente de Barack Obama, la cual al NO VETAR la resolución de la ONU posibilito su adopción bajo el entendido de que “no se pueden defender los asentamientos” y una solución al conflicto que incluya dos estados al mismo tiempo.

Ahora, Espaillat se coloca a la cola de personajes como Ted Cruz, Robert Menéndez, Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen, entre otros, para urgirle a la administración Trump tomar acciones que sancionen al gobierno de Venezuela y de otros países de la región responsables de la miseria y el sufrimiento de sus pueblos, del saqueo de los recursos estatales y por ser violadores de los derechos humanos.

Con su decisión, Espaillat suscribe la tesis de los halcones de Washington que bajo su hipócrita discurso sobre derechos humanos y democracia cuanto buscan es ponerle termino lo más rápido posible al cambio en cierne en la región con el que se pretende cerrar, de amanera definitiva, el ciclo de regímenes dictatoriales de factura cívico-militar sostenido en un modelo económico de “capitalismo salvaje”, que hizo de la nuestra una región de las más excluyentes y desiguales en el ámbito social del mundo.

Al brindar su apoyo a la nueva administración republicana para que acelere su ataque y agudice su guerra económica en contra de Venezuela, los 34 firmantes de la carta del 8 de febrero se ponen de espalda a los serios esfuerzos que oficialistas y opositores venezolanos, con el aliento del Vaticano, UNASUR y la ONU, hacen en la búsqueda de solución pacifica a los serios problemas políticos y económicos registra dicha nación.

Debería de saber el señor Adriano Espaillat, que aun con los graves problemas que confronta el pueblo venezolano, sus autoridades no han dejado de seguir expresando en términos prácticos su solidaridad con países como la República Dominicana en la mejor de la tradición bolivariana.

Mientras mira hacia Israel y Venezuela, el congresista dominicano cierra sus ojos ante el robo y venta de nuestros recursos naturalezas, ejemplo Barrick Goold y Loma Miranda, que hacen el gobierno y la clase política dominante de nuestro país.

Nada dice y mucho menos reclama acción frente a un gobierno, el de sus amigos del PLD, que ha colocada a nuestro país, según múltiples estudios internacionales, en los primeros lugares entre los gobiernos más corruptos del mundo.

Tampoco dice nada ante la solicitud que miles de personas les han hecho de manera pública para que reclame de la fiscalía general de EE.UU. dar a conocer los nombres de los personajes políticos, funcionarios y empresarios que fueron beneficiarios del soborno por más de 90 millones de dólares por parte de la firma constructora de capital brasileño ODEBRECHT.

Con su proceder en el ámbito comentado, el representante por el distrito #13 demuestra tener un pensar y un proceder selectivo al momento de reclamar justicia, lo cual no es propio de personas supuestas a actuar sujetos a valores y principios.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*