Acura MDX. Lujo justificado

0
701

Es siempre agradable encontrarse con un viejo conocido, con el cual se puede tener una amena conversación, a la par de unas cervezas. Así me siento con el Acura MDX. No es la primera vez que lo pruebo, y siempre me he sentido a gusto en este SUV, el “caballo de batalla” de Acura. Al parecer mi gusto es compartido, pues el pasado año solo el Lexus RX le aventajó en ventas, en el complicado sector de los SUV de lujo.

Al 2017 llega “refrescado” y con un nuevo modelo en la alineación, el Sport hibrido, que lastimosamente no nos tocó evaluar en esta ocasión. Parte de los cambios en el MDX que ya lleva cuatro años en producción, son visibles en la parrilla delantera, donde el logo del fabricante parece haber sido puesto en esteroides. Este auto es el primero en exhibir el nuevo diseño de parrilla, que deja atrás luego de más de una década el estilo de escudo, para adoptar “diamantes de pentágono” un lindo toque que no pasa inadvertido.

Tecnologías de auxilio al conductor como alerta de colisión con frenado de emergencia, advertencia y asistencia para salida del carril ahora vienen de forma estándar en los MDX’s, haciéndolos más apetitosos al momento de elegir. Esta es una aproximación poco común en las divisiones de lujo, donde la mayoría de los fabricantes colocan estas opciones en costosos paquetes, que inflan el costo final. Como es común con algunas de estas tecnologías, llegan a ser molestas, como la asistencia de salida del carril, que se activa excesivamente, causando cierto fastidio en el volante, pero para ser honestos, prefiero estas ligeras incomodidades, antes de salirme de la carretera por cansancio o distracción, a no tener ninguna asistencia que lo prevenga.

Confort es rey en el MDX. Por supuesto que como en casi todos los SUV de tres filas de asientos, la última hay que reservarla para los más pequeños, que ahora tienen allí puertos USB, garantía de que se mantendrán “ocupados” en sus teléfonos y tabletas durante el viaje.  Los asientos delanteros son excepcionalmente cómodos. Ambos con funciones de calefacción y ventilación que pueden ser programar automáticamente, y un descansadero de brazo suave y ajustable, hacen un paseo largo en el Acura MDX, una experiencia deleitable.

Desafortunadamente, Acura sigue apegada al sistema de información y entretenimiento de pantalla doble, una elección que ha sido largamente criticada. No tengo otra cosa que pensar que Honda y Acura, todavía tienen varios contenedores repletos de estas pantallas que no encuentran uso de ninguna manera, y terminarán en los tableros o salpicaderos de algunos de sus modelos, hasta “agotar existencias”. En una reciente encuesta de la revista Consumer Reports, lo sistemas “Honda HondaLink/AcuraLink” terminaron bien al final de la lista de satisfacción de los consumidores, solo superados por los sistemas de Toyota y el Cadillac Cue. Lo peor es que, en este auto, no se espera una renovación significativa hasta el 2019 o 2020, lo que lo sitúa en clara desventaja tecnológica con la mayoría de sus rivales.

Hay una sola opción de motor para este auto, un 3.5 litros V6 que genera refinados 290 caballos de fuerza.  En mi opinión, es un excelente motor, con suficiente fuerza para el auto, pero los amantes de las RPM -revoluciones por minuto- no crean que encontraran algo comparable con los competidores alemanes.  La configuración estándar es la de tracción delantera (FWD), con Acura Super Handling en todas las ruedas (SH-AWD) opcional en cualquier modelo. Acura continúa utilizando la transmisión automática de 9 velocidades fabricada en Alemania por ZF, que, si bien se comporta más pacífica y sosegada que en los inicios cuando comenzaron a usarla, todavía podría admitir más refinamiento. Los modelos avanzados incluyen el sistema de inicio-parada del motor para mejorar la economía de combustible, y la administración de cilindros variables, que detiene tres de los seis cilindros cuando se alcanza la velocidad crucero o durante la desaceleración. La economía de combustible viene tasada en 19 millas para la ciudad y 26 en la carretera, promediando 22, nada despreciable para un SUV de este tamaño y peso.

La correlación valor-precio es muy alta en el MDX, ayudada por una larga lista de prestaciones que Acura oferta de forma estándar. Es placentero manejar un auto, que, aunque conoces, siempre sientes satisfacción por el rencuentro. Hace unas semanas, lleno de expectación, probé uno de los competidores, el Volvo XC90. Salvando distancias por aspectos en los que el Volvo es claro ganador, como el lujo interior y la tecnología disponible, yo dejaría con gusto el MDX en mi estacionamiento, porque, como antes dije,  es muy fácil sentirse a gusto con este auto…como un viejo amigo que conoces bien, y nunca te ha quedado mal.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*