Los indocumentados, en alerta por una ola de arrestos en EE.UU.

0
243

Luego del anuncio sobre la construcción del muro con México y el frustrado decreto contra los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, las amenazas del presidente Donald Trump contra los inmigrantes empezaron a convertirse en realidad esta semana, con redadas en por lo menos seis estados en donde fueron detenidos cientos de indocumentados.

La promesa electoral de deportar a por lo menos tres millones de sin papeles con antecedentes penales se convirtieron ahora en una pesadilla para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Las ciudades donde se registraron la mayor cantidad de arrestos fueron Atlanta, Chicago, Nueva York, Los Angeles, y algunos sectores de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) afirmó que se trata de operaciones “rutinarias”, pero congresistas, activistas y organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes denunciaron que hubo un claro aumento en el número de detenciones en los últimos días, lo que está causando miedo y pánico en la comunidad hispana.

“Estas redadas infunden miedo en el corazón de la comunidad inmigrante, ya que muchos temen que la «fuerza de deportación» prometida por Trump esté ahora en plena marcha”, denunció ayer el grupo hispano del Congreso en una carta en la que solicitaron una reunión urgente con el responsable de ICE.

La carta está firmada por los congresistas demócratas Michelle Lujan Grisham, Zoe Lofgren, John Conyers, Luis Gutiérrez, Judy Chu y Lucille Roybal-Allard.

Los congresistas también pidieron a Trump que aclare sus objetivos sobre política migratoria a partir del reciente decreto en el que señaló que los inmigrantes indocumentados son “una prioridad” para la deportación, independientemente de si tienen o no antecedentes criminales. Hasta ahora, las autoridades daban prioridad a la deportación de aquellos con antecedentes criminales.

Los primeros pasos de Trump con su política migratoria, su decreto para frenar el ingreso de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, fueron bloqueados esta semana por la justicia. El presidente calificó de “decisión vergonzosa” la medida de los magistrados que bloqueó su orden ejecutiva, y ahora impulsa un “call-bis”, como llaman en Washington a los decretos con modificaciones.

Así lo evaluaron analistas citados por la prensa norteamericana, como la nueva herramienta que trabajan los especialistas jurídicos del gobierno estadounidense.

El Departamento de Justicia trabaja, incluso en la que hasta hace unas horas parecía el único camino a seguir: un recurso ante el Tribunal Supremo.

El ICE no quiso confirmar oficialmente el número de detenidos en las redadas de esta semana ni la cantidad de indocumentados que ya han sido deportados a sus países de origen. Pero según la cadena CNN, más de 35 inmigrantes indocumentados mexicanos ya fueron deportados.

“ICE conduce de forma regular operaciones focalizadas durante las cuales se utilizan recursos y personal adicional para detener a extranjeros que pueden ser deportados”, explicó un vocero de ICE, que señaló que estas operaciones se llevan a cabo “con el mismo nivel de profesionalismo y respeto que los agentes de ICE muestran cada día”.

A pesar de la retórica más benigna hacia los inmigrantes por parte de los líderes demócratas, el presidente Barack Obama deportó en sus ocho años de gobierno a 2,8 millones de inmigrantes indocumentados, más que ningún otro presidente hasta ahora. Por ello, muchos en la comunidad hispana llamaron a Obama “deportador en jefe”, al hacer un juego de palabras con su cargo de comandante en jefe.

La organización pro inmigrante Chirla vinculó esta ola de redadas con la nueva orden ejecutiva de Trump. “Pedimos a ICE que frene estas redadas que causan terror e inestabilidad en la comunidad”, dijo Angelica Salas, directora ejecutiva de Chirla.

El magnate promete bajar el precio del muro

El presidente Donald Trump retrocedió ayer en sus dichos acerca de que el muro que quiere construir en la frontera con México costará más de lo previsto, y manifestó que reduciría su precio. A través de Twitter, el mandatario no dijo cómo bajaría el costo. Reuters publicó detalles de un reporte interno del Departamento de Seguridad Nacional que estimaba en 21.600 millones de dólares el precio del muro a lo largo de toda la frontera. Durante la campaña, Trump había hablado de un costo de 12.000 millones de dólares. “Estoy leyendo que el gran MURO fronterizo costará más de lo que pensaba originalmente el gobierno, pero no me he involucrado en el (…) diseño o las negociaciones aún”, tuiteó Trump.

Agencias DPA y ANSA

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*